A. Clave de Sol

ENTRE ANDENES

Comienza un nuevo día de la aburrida rutina. Una vez más el frío hace que el andén no se llene hasta que aparecen las luces que anuncian un letrero a lo lejos. Personas y personas se adentran en el vagón que les lleva a sus días de trabajo. Cuando el tren se dispone a partir es agradable fijarse en todas las personas de alrededor e imaginar la historia de cada una de ellas. Algunos charlan entre ellos con una energía envidiable a esas horas de la mañana, otros están inmersos en la lectura de cualquier libro que les ha logrado conquistar y otros se adentran en un mundo de sostenidos y bemoles. Al mirar por la ventana se puede observar una degradación de colores perfecta, de un naranja intenso al azul más oscuro de la noche; es un nuevo amanecer donde, a lo lejos, se pueden apreciar las pocas luces que permanecen encendidas de una bella ciudad. Poco a poco cada pasajero va llegando a su destino, ese destino que es crucial en las historias de sus vidas. Una vez más una voz sin vida anuncia la parada esperada... y ha pasado otro día entre andenes y estaciones llenos de historias. 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: